93 119 95 85
Truca'ns

¿Sabes cómo cuidar la piel en otoño?

04/10/2018
cuidar la piel en otoño

El verano se acabó pero los recuerdos de su paso por nuestra vida perduran en nuestra memoria y, en muchas ocasiones, también en nuestra piel. Manchas, deshidratación, aceleración del fotoenvejecimiento por culpa del sol… son algunos de los problemas más habituales cuando dejamos atrás la época estival. Preparar la piel para el otoño es importante si no queremos que las consecuencias del verano sean permanentes y que nuestra piel no llegue en plena forma para soportar el duro invierno con su frío, su viento helado, su sequedad ambiental, sus calefacciones, sus comidas más calóricas…

En esta época es imprescindible ponerse manos a la obra y acudir a un especialista para que haga un buen diagnóstico de nuestra piel y nos recomiende el tratamiento o combinación de tratamientos que esta necesita. Pero, en general, el otoño es el momento de luchar contra las manchas, la deshidratación y el fotoenvejecimiento.

Tratamientos de medicina estética para el otoño

Elpeeling químicomédico despigmentante es una buena opción para mejorar la uniformidad de la piel después del bronceado veraniego y una manera de eliminar la capa del cutis más dañada por el sol y los elementos. Además de unificar el tono de la piel, de mejorar las manchas y de otorgar mayor luminosidad al cutis, también ayuda a atenuar esas arruguitas que tanto nos molestan.

La hidratación intensiva también es muy importante para recuparar la turgencia y luchar contra la flacidez. En estos casos la mesoterapia facial con vitaminas y ácido hialurónico es un procedimiento que rehidrata la piel desde el interior. Está indicado en todo tipo de piel, especialmente a partir de los 35 años y es mínimamente invasiva, por lo que podremos volver a nuestra vida habitual al poco de acabar este procedimiento de medicina estética. Este tratamiento facial combina distintos tipos de vitaminas (A,E, C, principalmente) y ácido hialurónico con el objetivo de nutrir, hidratar, reafirmar y otorgar volumen al cutis, consiguiendo así una piel luminosa, elástica y revitalizada en una sola sesión.

Para luchar contra el fotoenvejecimiento, nuestro organismo tiene la clave. El tratamiento popularmente conocido como Factores de Crecimiento o PRP utiliza una serie de proteínas que se encuentran en las plaquetas y que ayudan a acelerar la recuperación del tejido en el que se inyectan. Cuando ese tejido es nuestra piel, este tratamiento consigue que esta se regenere, se repare y luzca más tersa, con mayor tono y grosor, más hidratada y, sobre todo, más luminosa. Estos factores de crecimiento se extraen de la propia sangre del paciente, sin más molestias para este que la que tendría en un análisis de sangre habitual. Una de las grandes virtudes de este tratamiento de medicina regenerativa es que rejuvenece las facciones sin posibilidad de efecto secundario o rechazo.

Cuidar la piel durante todo el año

La piel es el órgano más grande de nuestro organismo y el que más agresiones externas soporta durante el día. Nuestro estilo de vida, el entorno en el que nos movemos, el exceso o la falta de sol, el humo del tabaco, la contaminación… todo le afecta.

Para cuidarla durante todo el año debemos seguir la regla de las 3D+P. Es decir: dormir, dieta, deporte + prevención.

Dormir:

Porque al igual que el resto de nuestro organismo, nuestra piel necesita regenerarse y descansar. Si no se lo permitimos, recordemos que el cutis es uno de los mayores chivatos y dónde antes se nota la falta de descanso y el estrés. Así, si no dormimos unas ocho horas, si no dejamos que la piel descanse (y con ello nos referimos a descansar de maquillajes, de ambientes cargados, de humo de tabaco, de estrés…), si no nos tomamos un tiempo para relajarnos, para cuidar nuestra piel (desmaquillándola cada noche, limpiándola en profundidad periodicamente, con cremas adecuadas, etc.), nuestro cutis lo gritará a los cuatro vientos en forma de arrugas, deshidratación, problemas de piel, falta de luminosidad, ojeras, bolsas…

Dieta:

Porque, al fin y al cabo, somo lo que comemos, nuestro cutis acaba reflejando si ingerimos una buena cantidad de vitaminas en nuestra alimentación, si estamos suficientemente hidratados o, si por el contrario, tomamos demasiadas grasas saturadas y demasiados azúcares. Si abusamos de estos alimentos, nuestra piel se revelará y aparecerán granitos, imperfecciones… si nuestra alimentación no es suficientemente equilibrada y no nos hidratamos bien por dentro, la piel tendrá un aspecto más “ajado”, apagado y deshidratado, lo que acelerará la flacidez y la aparición prematura de arrugas.

Deporte:

Nuestro organismo necesita actividad física adecuada para funcionar de manera óptima. Aunque no existen suficientes evidencias científicas sobre los beneficios del deporte sobre la belleza de nuestra piel, sí es cierto que el ejercicio estimula la circulación sanguínea y esto consigue que nuestra piel reciba más oxígeno y nutrientes. En consecuencia está mejor “alimentada”. Pero además, el deporte nos ayuda a sentirnos mejor, a estar menos estresados, a tener mejor salud y a disfrutar de un sueño de mayor calidad. Y todo ello también acaba repercutiendo en nuestra piel.

Prevención:

En un sentido amplio de la palabra. Es decir, durante todo el año debemos seguir protegiendo nuestra piel del sol con fotoprotectores adecuados tanto a nuestro tipo de piel como a la exposición que esta va a sufrir para prevenir manchas y posibles alteraciones poco deseables de la piel. Pero también prevención en nuestros hábitos, evitando al máximo el tabaco y el consumo habitual de alcohol que deshidratan, degradan el colágeno de nuestra piel, acentúan las arrugas faciales y confieren al cutis un aspecto acartonado y apagado.

La prevención se aplica incluso en nuestro cuidado diario de la piel, la hidratación habitual y en los tratamientos estéticos, pues siempre se consiguen mejores resultados y más perdurables cuando el problema (arrugas, deshidratación, flacidez, etc.) es incipiente, que cuando es demasiado evidente.

Posted in Medicina estética by dlclinicsgranollers

Leave a Comment