93 119 95 85
Truca'ns

Hilos tensores faciales

hilos tensoresLos hilos tensores, conocidos popularmente como el lifting sin cirugía, es un tratamiento de medicina estética antiflacidez, pues reposiciona la piel en cara y cuello. Pero también ayuda a mejorar la capacidad de nuestra piel para generar colágeno, una proteína responsable de la tersura de nuestra piel.

A partir de los 30 o 35 años la piel del rostro y el cuello empieza a evidenciar el envejecimiento. Uno de los aspectos que más delata el paso del tiempo es la flacidez y la pérdida de los contornos que definen nuestros rasgos.

¿Qué son los hilos tensores PDO y cómo actúan?

Los hilos tensores de PDO, es uno de los tratamientos que más ayudan a redefinir dichos contornos, sin necesidad de pasar por quirófano. El PDO es un material biocompatible y reabsorbible que al introducirse en la dermis provoca un efecto tensor, además de reactivar la producción de colágeno y fibroblastos de manera natural. De esta forma se consigue una piel más elástica y con un aspecto más saludable.

¿Dónde pueden aplicarse?

Los hilos tensores pueden tratar la piel facial devolviendo firmeza a distintas áreas. En la zona del rostro, este tratamiento estético permite:

  • Redefinir el contorno mandibular dando al óvalo facial un aspecto fresco y joven.
  • Elevar la cola de las cejas, que devuelve una expresión rejuvenecida.
  • Corregir la flacidez de las mejillas y reposicionarlas.
  • Disimula y/o difumina las arrugas de frente, contorno de ojos, peribucales y de expresión.
  • Reafirma el cuello corregiendo el descolgamiento producido por la flacidez.

¿Cómo se colocan los hilos tensores?

El tratamiento con hilos tensores consiste en insertar unos hilos de polidoxanona de manera subdérmica a través de unas pequeñas espículas que se “anclan” en el tejido. Es una técnica ambulatoria que dura 25 minutos, se realiza en consulta y que requiere de anestesia local para mejorar la confortabilidad del paciente.

¿Cuándo se nota el efecto?

Los resultados son casi inmediatos, aunque mejoran al pasar los días. Así, podremos comprobar como las mejillas y el óvalo facial recuperan su contorno, el cuello se reafirma, las cejas vuelven a una posición más elevada, etc. Y ¿cuánto dura el efecto? Los hilos se reabsorven pasados unos ocho a diez meses, pero la reactivación de generación natural de colágeno perdura, asegurando resultados aún más duraderos.

Los hilos tensores pueden combinarse con otros tratamientos que mejoran la calidad de la piel y ayudan a combatir el envejecimiento como el peeling facial, el PRP, el botox o la mesoterapia facial con ácido hialurónico para conseguir los mejores resultados.